Empowerment

¿Cómo lograr el “Empowerment” en nuestras Organizaciones de una manera sencilla?

Una de las preocupaciones más importantes en estos días de turbulencia laboral, con la necesidad de atracción de nuevos talentos y de alta rotación, es la de lograr una Cultura que fomente un verdadero “empowerment” de nuestra gente. Una manera muy sencilla de lograrlo que encontré hace ya muchos años, es mediante la aplicación de 3 Principios básicos que desarrollaron Ken Blanchard y Sheldon Bowles en su “Best Seller” Gung Ho, y que me permito compartirles a continuación:

Gung Ho

  1. El Espíritu de la Ardilla: Las ardillas tienen siempre el propósito en mente, saben que necesitan trabajar arduamente durante el año y almacenar provisiones si quieren sobrevivir durante el invierno. Es muy importante que nuestros empleados entiendan perfectamente la conexión que existe entre el trabajo que realizan y el propósito de la organización. Esto me recuerda la historia de un Arquitecto que observaba minuciosamente el trabajo de un grupo de sus albañiles, quienes en su mayoría lucían cansados y desmotivados, se acercó a uno de ellos y le preguntó: ¿Qué haces?, “Poniendo ladrillos”, le respondió, y así fue preguntándoles a muchos de ellos obteniendo siempre la misma respuesta, cuando de pronto vio que uno de ellos cantaba, silbaba y se veía muy motivado. Se acercó para hacerle la misma pregunta y la respuesta le sorprendió: “Estoy construyendo la Catedral de mi pueblo”.

¿Qué responderían nuestros empleados si les hacemos la misma pregunta? Es importante que todos en nuestra organización, sin importar el puesto o nivel jerárquico puedan saber que con su trabajo están haciendo que el mundo sea un mejor lugar para vivir, que todos están trabajando hacia una misma meta compartida y que los valores de la Organización deben guiar todos los planes, decisiones y acciones.

  1. El Método del Castor: Si observamos con cuidado la forma en que los castores trabajan para construir sus diques y presas, podremos darnos cuenta que ninguno los dirige, que cada uno sabe perfectamente la parte que le corresponde, y que todos en conjunto saben que cada quien realizará con exactitud la parte que les toca. Este es un gran reto para nuestras organizaciones, pero es muy sencillo si dedicamos el tiempo y esfuerzo para asegurar que cada colaborador entiende perfectamente lo que la organización espera de ellos, les brida las herramientas y capacitación necesarias y les otorga la autonomía necesaria para que puedan desarrollar su trabajo, al tiempo en que van desarrollando una cultura de alta responsabilidad (accountability). Para esto, al igual que en los deportes de conjunto, el “Terreno de Juego” debe estar claramente marcado, es decir, los empleados deben saber claramente donde están sus límites para actuar: Valores, Metas y Reglas de Juego. También es importante que los integrantes de los equipos de trabajo compartan entre ellos sus pensamientos, sentimientos y sueños, que estos sean escuchados y respetados, y el equipo actúe en consecuencia. Y finalmente, que los objetivos y expectativas de los líderes hacia ellos sean Retantes y al mismo tiempo Alcanzables.
  1. El Don del Ganso: Si observamos también con detenimiento el vuelo de los gansos, nos daremos cuenta que durante todo el trayecto unos a otros se van graznando, es decir, en todo momento se van alentando en el camino para llegar a la meta. Al igual que ellos, debemos asegurar una cultura en la que constantemente se esté motivando y reconociendo el esfuerzo de todos, y dichos comportamientos vengan no solamente de los líderes sino de todos los que conforman la organización. Al igual que en los deportes, el equipo y su entrenador deben estar constantemente alentando el esfuerzo y manteniendo el ánimo en alto, y no tan solo esperar al final del juego para celebrar los triunfos, así como el llevar claramente un registro de los resultados (marcador). Para que el reconocimiento sea efectivo, sugerimos que este sea: En Tiempo, Espontaneo, Entusiasta, Individual, Específico y Único. También podremos observar que en la formación clásica en “V” que realizan durante el vuelo, la posición del líder (el de adelante) se va intercalando entre los miembros de la parvada, así entonces, debemos nosotros también alentar el liderazgo de todos los que conforman nuestros equipos de trabajo y no tan solo de quien tiene la responsabilidad formal.

                Para poder lograr todo esto, es necesario que nuestra organización cuente con los Sistemas, Procesos y Herramientas adecuadas, tales como: Planeación Estratégica y Despliegue, Selección y Reclutamiento, Inducción y Capacitación, Descripción y Valuación de Puestos, Retroalimentación y Gestión del Desempeño, Disciplina y Accountability, Desarrollo de Liderazgo y Trabajo en Equipo, Compensación Total, Recompensa y Reconocimiento entre otros.

                En Consultoría en Excelencia Organizacional contamos con dichas herramientas y la experiencia necesaria para apoyarte en el diseño e implementación de esta estrategia en tu Empresa.

_____________________________________________________

Para mayor información, contáctanos:

Ing. Guillermo Gutiérrez Díaz

Director General – Consultoría en Excelencia Organizacional

 

Comments are closed.