Los 4 Jinetes del Apocalipsis Organizacional Mexicano

4 Jinetes

Los 4 Jinetes del Apocalipsis Organizacional Mexicano

A lo largo de más de 30 años de experiencia en al ámbito Organizacional, en áreas Comerciales, de Manufactura y Recursos Humanos, he podido identificar 4 elementos comunes que dañan sustancialmente a nuestras Organizaciones y que frecuentemente se presentan como comportamientos individuales y colectivos en todos los niveles dentro de una empresa o institución, formando a través del tiempo, lo que denominamos como Cultura Organizacional. A estos 4 elementos los he llamado los “4 Jinetes del Apocalipsis Organizacional Mexicano”

Todos sabemos que es de relevante importancia una buena salud organizacional si queremos lograr resultados de Negocio de Clase Mundial y poder sostenerlos a lo largo del tiempo. No podemos pretender mejorar nuestras Ventas, Productividad, Competitividad y Satisfacción de nuestro Personal sin desarrollar primero, de manera consciente, una Cultura Organizacional de Excelencia.

Una de las características más importantes en todo Líder es que tengan la capacidad y la decisión de “crear” una Cultura Organizacional que soporte e impulse a todos sus integrantes hacia el logro de la Misión, Visión y Objetivos de la Empresa, y la única forma de lograrlo es trabajando activamente y estratégicamente en su diseño, ejecución y renovación constante.

 Pues bien, déjenme ahora presentarles a los 4 peligros más grandes a los que nos enfrentamos comúnmente en nuestras Organizaciones:

  1. Desidia: La desidia es un sentimiento negativo que surge en el ser humano cuándo se encuentra frente a una situación que le desagrada. En el ámbito laboral, la desidia en el trabajo,  suele aparecer sobretodo cuándo nos piden más de lo que nos dan; cuándo la precariedad en la oficina hace que lo único importante de ir a trabajar sea cobrar la nómina a fin de mes. La desidia, por lo tanto, está asociada a la falta de cuidado o aplicación y a la apatía
  2. Falta de Compromiso: La palabra compromiso deriva del término latino compromissum y se utiliza para describir a una obligación que se ha contraído o a una palabra ya dada. Se dice que una persona se encuentra comprometida con algo cuando cumple con sus obligaciones, con aquello que se ha propuesto o que le ha sido encomendado. Es decir que vive, planifica y reacciona de forma acertada para conseguir sacar adelante un proyecto, una familia, el trabajo, sus estudios, etc.
  3. Irresponsabilidad: Se aplica a la persona que obra o toma decisiones sin pensar en las consecuencias, es decir, que actúa sin medir las consecuencias de sus actos:
  4. Desmotivación: definido como un sentimiento de desesperanza ante los obstáculos, o como un estado de angustia y pérdida de entusiasmo, disposición o energía. Es un estado interior limitador y complejo, caracterizado por la presencia de pensamientos pesimistas y sensación de desánimo, que se origina como consecuencia de la generalización de experiencias pasadas negativas, propias o ajenas, y la auto-percepción (imaginada) de incapacidad para generar los resultados deseados.

Diversas son las causas que generan estos sentimientos, que se ven reflejados en múltiples comportamientos observables en la organizaciones, por eso se vuelve de suma importancia que los Líderes dedique tiempo y recursos para poder hacer los diagnósticos adecuados de manera profesional y utilizando las herramientas adecuadas. Afortunadamente no hay que inventar el “hilo negro”, existen ya las herramientas que nos ayudan precisamente a poder realizar estos diagnósticos eficazmente, y que han comprobado su efectividad a lo largo de muchos años.

Una vez identificadas las causas raíz, se vuelve relativamente sencillo definir e implementar las “vacunas” correctas para acabar con estos males, sin embargo, organizaciones exitosas no se esperan a que entren estos “Jinetes” dentro de sus fronteras, sino que actúan de manera preventiva, cerrándoles el paso, construyendo “murallas” sólidas para su protección a lo largo del tiempo.

La Cultura Organizacional está compuesta por el conjunto de “costumbres” que son, consciente o inconscientemente aceptadas, y éstas a su vez se conforman por los “hábitos” que se han establecido en nuestras organizaciones y que, aunque nos duela reconocer, no son más que el reflejo mismo de nuestros propios líderes (está comprobado que el 85% de los problemas de una Empresa son generados por lo que hacen o dejan de hacer los integrantes de la Alta Dirección, y que la Gerencia Media genera el 85% de sus propios problemas…Auch !!!). La única manera de romper con este “vicio” es generando los comportamientos correctos en todos los integrantes de la organización, empezando de arriba hacia abajo, y de manera diaria para poder generar entonces los “hábitos” correctos que posteriormente se transformarán en las nuevas “costumbres” que crearán la nueva Cultura que se desea. Para esto, se hace indispensable también la implementación de Programas de Desarrollo de Liderazgo y Habilidades Gerenciales que permitan a la Organización habilitarse de manera correcta para este cambio.

Si requieres de alguna asesoría en este tema, te invito a que nos contactes y con gusto podremos apoyarles en esta importante tarea.

Contacto

Comments are closed.